LOS LUDDITAS NO CHEQUEAN LO SUFICIENTE LA INFORMACIÓN QUE SE PUBLICA EN ESTE BLOG.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Shonlender sería la banda soporte de Judas Priest



La legendarísima banda de heavy metal, Judas Priest, que por estos días se presenta en el estadio del Racing Club de Avellaneda, en el marco de su última gira por los escenarios, las birras, las drogas, el sexo descontrolado y el reuma, andan queriendo de soporte una banda nacional con mucha polenta y ya estaría casi casi confirmado que los hermanos Shonlender harían las delicias de la hinchada metalera.
En una entrevista exclusiva para este blog, Rob Halford, histórico cantante de la banda inglesa dijo “el heavy metal argentino se fue al tacho. Desde que Ricardo Iorio se puso a hacer canciones del Flaco Espineta asusta menos que el Bebe Contempomi en un pelotero. Después lo tenés al pibe este que prometía Andrés Gimenez, que estaba en Acosados Nuestros Indios Murieron Al Luchar, ahora resulta que toca temas de León Gieco, un verdadero fiasco”, sentenció el vocalista sexagenario mientras se comía una ensalada de cruces invertidas y a la vez le terminaban de hacer la manicura completa.
“Ya lo tenemos decidido, Paul Simons aplastando pollitos es un bebé de pecho al lado de Shonlender. Desde el primer disco de V8 que no escuchaba una banda con tantas ganas de encarnar el mal, la destrucción y el caos total. Además guitarrea de lo lindo, no te digo que es el Walter Giardino de “Preludio obsesivo”, pero anda ahí nomás”, continuó el líder de Judas Priest a punto de hacerse la planchita en la barba candado mientras le tatuaban en la espalda un sarcófago lleno de calaberas, aguilas, dragones, minotauros, parcas y el escudo de Sacachispas.
Antes de echarnos Rob Halford nos dijo “mirá, cuando el hijo de Alfonsín anda queriendo limpiar el riachuelo, Hermes Binner levanta barriletes en Chacarita con el jodido de Tumini, y el pibe cabeza Duhalde se pelea con el cantante de ópera, este chavón se carga la oposición al hombro y rosckea bien duro”, finalizó cerrandonos la puerta en la cara porque tenía que hacerse el alisado definitivo de los pelos del pecho.
Si bien no está confirmado del todo, voceros de pasillo aseguran que Shonlender estaría con ganas de invitar a los hermanos Schelenker para cerrar la última presentación de la banda inglesa con pirotecnia de la buena.