LOS LUDDITAS NO CHEQUEAN LO SUFICIENTE LA INFORMACIÓN QUE SE PUBLICA EN ESTE BLOG.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Macri ya piensa en el Flaco Schiavi para obtener gas no convencional


Por Horacio Dall'oglio




               El jefecito de gobierno porteño, el Papu Macri, que se encuentra por estas horas con varios frentes de batalla abiertos, está barajando fuertemente la posibilidad de desarrollar la producción autónoma de combustibles de forma tal que pueda matar tres pájaros de un tiro; lograr la independencia energética de Buenos Aires para que se terminen los cortes de electricidad que afectan a los vecinos; financiar el subterráneo con fondos de los combustibles netamente porteños; y encontrar un lugar donde tirar toda la basura que produce la ciudad por día, ahora que su compinche del balón pie, el goberdadorsísimo Daniel Scioli, decidió levantar el perfil y salió a morderle los tobillos con una carta al alcalde para que deje de empernarlo, tal cual muestra la foto, con el tema de la basura.
               Para eso, los cerebros incansables del P.R.O., comandados por el ministro de Espacio Aéreo y Terrestre, el licenciado/da Bengala Negra, ya analizan convertir el Parque Sarmiento en un gran relleno sanitario donde descargar toda la basura de la ciudad, que a la vez serviría para producir gas, “como hacen los chinos”, explica un alfil mao-guevarista de Bengala Negra con una remera amarilla donde se ve el esténcil del “Che Macri”. “De esta manera no haría falta mendigar al gobierno nacional ni a la OFEPHi para que podamos subir el precio del combustible en la ciudad, que a su vez permita financiar el subterráneo”, finalizó el alfil mao-guevarista de Bengala Negra, mientras se pintaba la panza con temperas al agua y la leyenda “Macri es Revolución”.
               Por otra parte, los mismos cerebros gelatinosos del P.R.O. ven con agrado en la figura espigada de Rolando Schiavi, “el terror de las canilleras”, la clave para sacar a flote al gobierno porteño. Para ello ya planean hacerle una oferta jugosa al defensor xeneise para que desista de ser ayudante de campo de Martín Palermo en Godoy Cruz, cuando se retire. “La idea es la siguiente”, explica otra célula revolucionaria del macrismo. “Le hacemos creer al Flaco Schiavi que en el centro de la tierra en vez de haber un núcleo, como dicen los físicos sabelotodos amigos de Paenzópolis, hay una tibia y un peroné gigante. Entonces, envalentonado por semejante desafío, el flaco Schiavi se pondría sus botines-taladro con tapones intercambiables que actuarían como mechas para concreto, y haría un túnel gigantesco de donde obtendríamos la energía necesaria para autoabastecernos. Después eso, una vez que llegue al supueso  núcleo le tiramos con un container de piernas ortopédicas así encuentra el camino de vuelta a su casa, cual Hansel recogiendo miguitas de pan. Una vez que tenemos la energía necesaria para olvidarnos de Edesur y Edenor, armamos una planta que procese toda esa energía, donde Schiavi sería el gerente, y la convierta en combustible para los autos que transitan por Buenos Aires, y eso mismo también nos permitiría tener un ingreso extra con qué financiar el subterráneo. Con el túnel que quede tiraríamos toda la basura que generamos y también nos olvidamos de andar rogándole a Scioli que nos deje contaminar un poquito más el conurbano. Parafraseando a nuestro camarada Horacito Rodriguez Larreta, le vamos a romper el culo al Mago  Galluccio de YPF, ya vas a ver”, dijo otro delfín del macriguevarismo, probándose una boina negra frente al espejo de un bar en Palermo, y con un habano de chocolate en la boca.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Darío Aranda: Consejo Plurinacional Indígena en Buenos Aires

Ir a descargar
A dos años del asesinato que aún sigue impune de Roberto López, un abuelo Qom de la comunidad Primavera en Formosa, se llevó a cabo el Consejo Plurinacional Indígena en Buenos Aires, integrado por comunidades de todo el país, y que elaboró un documento donde se llama la atención sobre el avance del modelo extractivo, se cuestiona la reforma al Código Civil, y se recuerda las muertes de indígenas y campesinos en democracia.

Facturismo y Enfermérides

Ir a descargar
Seguimos con los dilemas del facturismo: ¿valen los cañoncitos de crema pastelera? ¿existe el odio generalizado a la fruta abrillantada? Después, Enfermérides, con la iniciación sexual de Lamparita Lapegüe, instalación leonardofabista en el Konex, y fiesta del tatú mulita junto al hermoso dúo de Las Pastillas del Abuelo y Sergio Berni.

Apertura desde la Franja de Gaza

Ir a descargar
Con un enviado especial a la Franja de Gaza, transmitimos en medio del fin de semana largo palestino desde la playa de la Franja, en un día de ventoso con voladuras de sombrillas y parador con tragos y música de Yasimel. Además nos preguntamos por la factura preferida de Yasser Arafat.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Chuck Norris no quiere perderse “ni en pedo” el 8N

                                                                                                                                                      

Por Horacio Dall' Oglio



Entrevistado por un medio alternativo de derecha, el actor estadounidense Chuck Norris, devenido en opinólogo y ambientalista de la moral cristiana, hizo declaraciones subido a un helicóptero de veteranos de guerra afiliados al partido republicano, mientras sobrevolaba la zona del conurbano neoyorquino afectada por el huracán Sandy en busca de sobrevivientes, y tuvo un momento para explayarse sobre el cacerolazo programado para el 8 de noviembre en el territorio argentino, al que planea asistir si es que no se suspende por lluvia o sudestada.

 “Me parece perfecto y muy necesario que todos los que no estamos de acuerdo con el asfixiante kirchnerato salgamos a expresarnos. Mi consigna va a ser ‘NO AL CAMBIO CLIMÁTIKO. BASTA DE HURAKANES’ aunque también estoy analizando ‘ABAJO LA DIKTADURA CLIMÁTIKA’, todavía no me decido, pero lo que quiero denunciar es que toda esta furia de la Naturaleza es obra del régimen kirchnerista. Un breve repaso de la relación entre los últimos desastres naturales y el tiempo que llevan los K en el poder te muestra enseguida la forma en que durante estos casi diez años han afectando al clima mundial. Katrina, nevada en Buenos Aires, huracán en Haití; terremoto y tsunami en Chile, terremoto y tsunami en Japón son algunas de sus obras”, asestó de entrada Chuck Norris mientras miraba por sus binoculares, desde la puerta del helicóptero, el paisaje desolador de árboles gigantes arrancados de raíz, calles inundadas, postes de electricidad caídos, autos sumergidos y casas destrozadas en la Gran Matanza.


“Me perdí los Cien Años de la Federación Agraria, aunque pude seguirlo minuto a minuto por el twitter de Ricardito Alfonsín, que no paraba de reírse con los chistes de Landrisina. Igualmente le mandé una postal dedicada al compañero Eduardo Buzzi donde estoy devolviendo a un inmigrante ilegal, que se había animado a saltar el muro fronterizo entre México y mi país, de una patada giratoria a comer frijoles. Pero me hubiera gustado ir y ponerme frente a la cámara fija, como cuando vas a un casamiento o un quince, y desearle un feliz centenario, igual que lo hicieron tantos friends del alma como el Pancho De Narváez, Hugito Moyano, Julito Cobos, Hermes Binner, Pablito Micheli, y tantos otros que ya ni me acuerdo. Sin duda el momento más emotivo de la velada fue cuando pasaron el video sobre la vida de Federación Agraria, desde que era chiquita y combativa, en El Grito de Alcorta, donde se pudo ver fotos de la Federacion Agraria en pañales y chupete, momento en que todos los presentes hicieron un “Aaaahhhh… que ternura”, “Aaaahhhh… que linda”, musicalizado con la canción de fondo de Patricia Sosa “…puedes creer, puedes volar. Abre tus alas, aquí está tu libertad…”, hasta llegar raudamente al 2008, cuando el campo se hermanó detrás de la Mesa de Enganche en el Grito de Libertador y Sarmiento”.


“Me perdí el cumple feliz del Momo Venegas y la fiesta de disfraces secreta que hizo en Necochea. Fue un bajón porque yo andaba presentando la última de Silvestre Stallone, Los Indestructibles II, que juntó a todos los vejestorios que estábamos en “Sábados de Superacción” de canal 11, y no me pude hacer un tiempito para ver a Eduardo Duhalde vestido de Poncharelo, con pantalones chupines, gafas espejadas y una moto de la police Bonaerense, junto a Hilda Chiche que se animó a ir de la Mujer Maravilla con el látigo hecho de sachets de leches del Plan Vida. Ni que hablar del disfraz de Hugito Moyano, que cayó de Martín Karadagian, con la barba negra, la calza enteriza y las tetillas al aire; una cosa hermosísima. Además, también estuvo el compañero (Pablo) Micheli que consiguió un disfraz de repositor de Casa Tía por intermedio de (Eduardo) Buzzi, que se vistió como el Pipo Gorosito de San Lorenzo del ’86, con los rulos como si se hubiera hecho la permanente, y este habló al Pancho De Narváez, que se vistió de Chapulín Colorado y estaba como loco con su garrote chillón y sus antenitas del delito, y a su vez el Momo Venegas que recibió a los invitados en el disfraz de la Momia Blanca, vendado con barba de choclo recién cosechada. Pero lo peor de todo fue que me perdí el lento que bailaron Poncharelo y Martín Karadagian. “…Corazón con corazón y en mismo salón los bailarines…”, dijo Chuck Norris mientras bailaba abrazando por la cintura a una pareja imaginaria, a punto de caerse por la puerta del helicóptero.


 “Otra. Me perdí el cacerolazo espontáneo del 13 de septiembre. Yo sabía, por todas las cadenas de mail y las convocatorias por faceboock y twitter que estaba gestándose algo espontáneamente, pero no pensé que iba a ser tan grosso y que le iban a tapar la boca a todos los ciberkirchneristas que se gastaban las yemas de los dedos intentando decir, desde sus teclados militantes, que no era un movimiento espontáneo, o mandando contracadenas de mail con fechas cambiadas para desconcertar a la gente. No quiero parecer Richard Forster y mucho menos un Joseph Pablo Feinman acá arriba -dijo Chuck Norris recordando al parecer que se encontraba arriba de un helicóptero buscando víctimas-, pero yo pregunto: ¿por qué no se puede creer aún en la Teoría de la Generación Espontánea, tal cual la había pensado el gran Aristóteles? ¿Por qué no puede pensarse que de la basura nacen las moscas, eh? Porque Pasteur demostró lo contrario, ¿y quién fue Pastuer, no fue un kirchnerista que quería aniquilar todas las bacterias, todo lo que era diferente? ¿Qué, acaso el filósofo macedonio escribía en el Clarín de Atenas? ¿Qué pasa con la libertad de pensamiento, con el respeto por el otro, eh?”, dijo Chuck Norris enroscándose una soga con arnés en la cintura.


“Tampoco pude estar para el aniversario número 39 del asesinato de José Ignacio Rucci, con todos los compañeros del peronismo duro y parejo frente a los Tribunales de Comodoro Py, recordando al queridísimo ex secretario general de la CGT. Me perdí de compartir el palco con Claudia Rucci, su preciada hija, José Quincho De la Sota, mi amigo de entrenamiento Aldo Rico, Luisito Barrionuevo, por quien me hice funebrero –dijo Chuck Norris y se levantó el buzo de rescatista para mostrar la camiseta tricolor de Chacarita- y los amigos de siempre, (Hugo) Moyano, el Pancho de Narváez, el Momo Venegas. Yo lo conocí a (José Ignacio) Rucci. Esta anótala porque no la sabe nadie. Corría el año 1972, yo estaba de gira mundial presentando la película en la que Bruce Lee me re caga a palos en el Coliseo romano, La Furia del Dragón, y mi agente me presentó a una piba joven que recién estaba saltando a la fama con una publicidad del jabón CADUM, y su frasecita “Schock” de frescura, para que me acompañe en mi estadía en Buenos Aires y con la que después pasaría tantos veranos en Maimi, mi amiga del alma, la Susy Gimenez. El asunto es que la noche del estreno en un Cine de Florida, la Su me presentó a un hombre flaco de bigotes que era fanático del Nuevo Cine Japonés de los ’60, Akira Kurosawa y toda esa movida; se llamaba José Ignacio Rucci. Esa noche pateamos culos por Corrientes y nos fuimos a comer unas pizzas a lo de Guerrín. Allí hablamos de la posibilidad de que él junto a una banda de amigos del Brujo Lopez Rega integren las Milicias Peronistas, pero no la de los sucios Montoneros, sino una destinada a pelear contra Charlie en Vietnam, codo a codo con nuestras fuerzas alicaídas para ese momento por culpa de Juan Lennon. Pero tomamos tantas cervezas esa noche que no recuerdo cómo fue que aparecí desnudo y maniatado en la cama del hotel. Igual lo recuerdo con cariño al hijo de puta. Además, fijate que coherente es la Historia que los mismos montoneros de los ’70 son los que ahora comercializan con la República Socialista de Vietnam a la que tantos combatimos”.


“Para colmo, después, en medio de mi apoyo a la campaña de Romney en Texas, se vino la protesta de prefectos y gendarmes. ¡Por favor, que hermosura! -dijo Chuck Norris con los ojos blancos del éxtasis-. Todo el mundo sabe que, llegado a cierta edad, los hombres que queremos seguir dándole alegría al muñeco necesitamos un ayudín, y en mi caso tantos años de pesas y mancuernas me atrofiaron un poquito. Pero desde la valientísima gesta patriótica de los prefectos y gendarmes estuve toda una semana con el miembro erecto, que ni pude salir de mi casa en Texas. ¡Por Dios! Me pasé los días masturbándome sin parar frente a TN, con la pantalla divida entre los edificios Guardacostas y Centinela, con la voz de fondo de Fernando Carnota. ¡Qué lindo verlos juntarse con sus armitas reglamentarias y pelear por sus derechos! Pero llegar, llegué a un verdadero nirvana cuando vi a los gendarmes y prefectos corriendo a patadas a un grupo de UPCN que iba congresito de la CGT oficial donde eligieron a (Antonio) Caló en su Tinta de secretarito general. ¡Qué belleza! ¡Qué poesía!”, concluyó Chuck Norris al tiempo que divisaba un perro atrapado entre los escombros de una casa, y pedía al mismísimo Romney, que piloteaba el helicóptero, que lo detenga para poder rescatar al can. Ahí nomás se tiró como si estuviera en una pileta del gremio de pasteleros en Ruta 4, sin corroborar antes que la soga que se había enganchado a la cintura no estaba agarrada al helicóptero, y justo antes de aplastar al pobre perro, unos treinta metros abajo, se escuchó su grito de guerra:
 “¡Al
      8N
        no
         me
          lo
          pierdo
           ni
           en
            pedoooooo!”

jueves, 1 de noviembre de 2012

Thudor Popovich junto a Delpo en Basilea


Ir a descargar
Sobre el cierre del programa, llega el más grande especialista de la actualidad en Juan Martín Del Potro, Thudor Popovich, en momentos en que el tandilense le gana de visitante al suizo, y nuestro corresponsal en Basilea arriesga resultado para el super clásico, con apuesta incluida.

Cítrica: una nueva revista, una nueva resistencia


Ir a descargar
Hablamos con Diego Pintos, uno de los integrantes de la Cooperativa de Ex Trabajadores del Diario Crítica que sacaron a la calle la revista autogestionada Cítrica, tras el colapso empresarial que llevó al cierre del diario. Nos comenta la forma particular de distribución, que apunta a una red federal de comunicadores, y sobre los ejes conceptuales de la revista. Esta es la página http://www.revistacitrica.com.ar y este el mail para subscribirse infocitrica@gmail.com

Herminio Iglesias recuerda el último día de Néstor


Ir a descargar
Nos comunicamos con el histórico militante del peronismo cordobés, Herminio Iglesias Álvarez, que después de analizar la geografía cordobesa, después de toda una explicación de la cadena de producción del pollo cordobés, de su huertita, del técnico del INTA, de los nombres de los pollos, del origen de su apellido, de la anatomía del pollo, y de la relación con los santiagueños y santafesinos, recuerda el día que se murió Néstor y cómo hizo para llegar al velorio en su Valiant llorón.

Darío Aranda: agronegocios en Salta


Ir a descargar
Hablamos con Darío Aranda sobre los distintos matices de la ley de Revolución Productiva Agropecuaria Comuni taria. Y, a tres semanas del asesinato de Miguel Galván, miembro del Movimiento Campesino de Santiago del Estero – Vía Campesina, presenta un Informe de la Defensoría del Pueblo de la Nación sobre la avanzada del agronegocio en Salta.

El día que Kirchner viajó en el taxi de Juana



Ir a descargar
Arrancamos el programa junto a nuestra taxista del altiplano, Juana Mamani Lamas, que anda media floja de papeles con la AFIP, y recuerda la vez que la llamaron del gobierno para llevar a Kirchner en su auto pluridistrital y tuvo que meter un Fernández en el baúl.

martes, 16 de octubre de 2012

Tripulantes de la Fragata Libertad padecerían el síndrome Moris

Por Horacio Dall' Oglio



Tras la cantidad de días que el buque escuela de la Armada argentina lleva varado en el puerto de Ghana, fuentes cernanas al fragatismo duro y parejo, que escriben en el blog La cubierta no se mancha, aseguran que una decena de tripulantes se habrían contagiado el síndrome Moris debido a la circulación descontrolada en el navío de un cassette de tapa azul del papá de Antonio Birabent, con la reedición de “30 minutos de vida” de 1991.

Si bien la gran mayoría de los navegantes reparten su tiempo muerto en “picaditos” del estilo de “babor vs estribor", “solteros vs casados”, y “democráticos vs autoritarios“, o hacen campeonatos de payana con los jabones de los telos ghaneses a los que visitan con frecuencia y esmero, como para no dejar mal parada la virilidad argenta, o hacen campeonatos de nudos con los cordones de sus zapatillas. Otros, en cambio, más embolados que Julito Cobos en su casa, se la pasan entonando canciones de Moris, o modificando sus letras para adaptarlas a su dificultosa situación.

Según las mismas fuentes intoxicadísimas de tanto ver sin parar la saga completa de Piratas del Caribe, los contagiados, además de la fiebre y las constantes convulsiones que les provoca el desarrollo en su cuerpo del síndrome Moris, habrían sido la verdadera causa de la renuncia del jefe de la Armada, el almirante Carlos Alberto Paz, ya que se habría enterado que parte de sus marineros habrian estado entonado las siguientes estrofas:
 “Yo vivía en la Fragata muy contento. Amarraba y amarraba sin cesar. Pero un día vino el fondo buitre con sus jaulas, me encerró y me llevó a la ciudad, y yo así perdí mi amada Libertad”

Aunque también habrían cantado:
 “De nada sirve escaparse de uno mismo. Veinte horas al telo pueden ir y fumar hasta morir. Con mil mujeres pueden salir; a los amigos pueden mensajear. De nada sirve... No se dan cuenta que de nada sirve tocar la trompetita, seguir con el soguerio, no, de nada sirve”

 Y no se descarta también:
 “Han masticado chicles, han comido chocolates, han leido Paparazzi, han feacebookeado a sus amigos, han garchado con mil ghanesas, han grabado treinta mil discos, han sido famosos, han firmado autógrafos, han comido hasta reventar, han fumado hasta acabar. ¿Y qué queda? No queda, no queda. Nada queda, nada queda, nada queda”

Se espera que la inminente llegada de la comitiva de funcionarios argentinos, que intentaran destrabar el quilombo internacional con autoridades del país africano, también lleve discos de Pastoral y Arco Iris para levantarle el ánimo a los marinos enfermos.

domingo, 7 de octubre de 2012

Chorizo ucraniano: el suplemento de Los Ludditas con lo masmejor de la cultura

Por Marta Minusjin




Muestra fotográfica de barbas candado por Chilavert

El artista y fotógrafo holandés paraguayo, Joseph Louis Chilavert, capturó con su lente la intimidad de un centenar de barbas candado en la vida cotidiana y las expone en una muestra que es el resultado de su recorrido por distintas parte de la Argentina y el mundo. Entre las imponentes  gigantografías expone las barbas de Hër Biolkaten desgarrando el brazo de un esclavo rural,  la de Alejandro Lerner gritando arriba de una autopista cortada, y la de Cartucho Lombardi en una foto única con la boca cerrada. Así mismo, la muestra también incluye instalaciones donde el mismísimo Chilavert talló en ladrillo a la vista la  barba candado del gatoperiodista  Silvestre Stallone comiéndose un pancho, y a la de la Brujita Verón insultando a un árbitro en la tribuna de Estudiantes. Hasta fin de año en la Cultural Atucha, Ezeiza.

Primera Jornada de Marxismo y Bricolage en la Facultad de Filosofía y Tetas
Cuantas veces nos preguntamos en una marcha, o en una toma de establecimiento educativo, lo bien hechos que están algunos carteles o banderas, y no hablo de la consigna, sino del tratamiento artístico que tienen cada uno. Bien, lo que sigue es una recomendación para aquellos que quieran cruzar la “resistencia y toma del poder” con el mejor del arte decorativo. Con charlas como La Dialéctica del papel y la plasticola, Valor de uso de los colores primarios en el cartelerismo universitario, y Plusvalía de la cinta scocht, se desarrollará la Primera Jornada de Marxismo y Bricolage, en la Facultad de Filosofía y Tetas de la UVA.  Con la inscripción participás de un sorteo de panes rellenos de queso y mortadela, parches para bicicleta con pegamento incluido, corpiños antipatriarcales, y stenciles con las curuchas de Carlitos Marx, Victor Hugo Lennin  y el Chipi Castillo. Inscripciones  a marxismobricolashero@gmail.com

 Stand up interactivo de Moreno y sus torneros reidores
¿Es posible hacer humor sobre la canasta básica, la existencia de Dios, y el capitalismo en serio sin perder la compostura? Para Moreno y sus torneros reidores es posible. El espectáculo humorístico interactivo es una propuesta ambiciosa para la típica pared sin revocar de fondo, o el cortinado al mejor estilo Alfajorcito Lanata, que suelen presentar los cómicos under del ámbito local. Y es que el Willy Moreno tiene a sus espaldas una fila de metalúrgicos que, a medida que cuenta chistes, estos le fabrican piezas con caras de políticos y periodistas en su torno paralelo, que al instante es proyectada en una pantalla 3D, y cuando llega el momento del remate los torneros se re cagan de risa. Todos los viernes de octubre, por ahora, en el Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes al mil y pico.

sábado, 6 de octubre de 2012

Bullrich pide a gritos goriniños de Harvard



Tras la audiencia judicial en la que volvieron a verse las caruchas representantes del montoniñismo de las escuelas secundarias tomadas y el exitosísimo minister of Education porteño, Esteban Bullrich, y  en donde se acordó suspender los cambios curriculares hasta 2013, el funcionario de la cartera educativa ya está analizando fuerte la propuesta de llenar las escuelas de Buenos Aires con goriniños de Harvard, en lo que ha dado en llamar su ambicioso PSE (Plan de Saneamiento Estudiantil).

“Después de irnos al re pasto con estos pibitos, estamos buscando con Mauricio y Bengala Negra algo parecido a lo que hizo Sarmiento con las maestras estadounidenses. Necesitamos urgentemente la modernización del estudiantado porteño, de forma tal que los montoniños adoctrinados por El Eternauta y Paka Paka den lugar a verdaderos goriniños del norte”, habría dicho Esteban Bullrich en una entrevista concedida a CNN, mientras salía de la Catedral de Buenos Aires con los ojos en compota de tanto “llorar en la iglesia”.

“Los goriniños de Harvard son lo mejor; organizan cacerolacitos en vez de asambleas; juegan a invadir países del Tercer Mundo e instaurar una democracia capitalista con el TEG de los Negocios;  van a la misa los domingos a primera hora; y todos los cuatro de julio pasan por la Radio 10 de Washington y se llevan la banderita de los EEUU para ponerlas después en sus rollers”, habría finalizado el ministro porteño,  trepado en una de las columnas de la Catedral de Buenos Aires para que el arzobispo Jorge Bergoglio no le calzara un coscorrón en la cabeza.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Rumor confirmado: Sabella quiere a Moyano en la selección nacional


Por Horacio Dall'Oglio




Tras el empate con el combinado de Perú por las Eliminatorias para el Mundial de 2014, el técnico de la selección argentina de fútbol, el Pachorra Sabella, volvió a su país y se enchufó enseguida de cara al ‘Clásico de las Américas’ con Brasil la semana siguiente. Por eso está viendo los jugadores del ámbito local que podrían integrar la lista para enfrentar al equipo carioca, y ya confirmó que quiere de titular al Secretario General de la CGT.

“Me gusta, me entusiasma mucho Hugito porque se junta con todos, hace mover la pelota, va, viene, no se cansa, se lleva la marca, se calza al hombro el equipo, un groso el pibe. Se saca fotos con Scioli, después con Biolkaten, y si es necesario con tachuela Duhalde; tiene más cintura que Maradona en el ‘86”, arriesgó el entrenador en el predio de Ezeiza donde se entrena la selección nacional, quién además dijo haberse “conmovido hasta las lágrimas” cuando se enteró que Ricardito Alfonsín le pidió cambiar la camiseta a (Hugo) Moyano “apenas entró el otro día a la cancha de la CGT”.

“Me meo encima de las ganas que tengo de verlo en Ezeiza con los pantalones cortos, la blanquiceleste puesta y, ahora que vienen días lindos, sin la campera de cuero. Es más, si se quiere traer al Momo Venegas para que le unte de aceite verde en las gambas, al mejor estilo Galíndez, no hay drama tampoco”, comentó Alejandro Sabella ante la prensa mientras desempacaba de su bolso una de sus doce mil gorras con visera.

“Quiero que Hugo integre el equipo para jugar el Clásico de las Américas con Brasil la semana siguiente, y si no llega me lo guardo para Uruguay y Chile, el mes que viene, que son dos rivales duros, y es justo lo que necesitamos para fortalecer el medio campo, como volante de creación, aunque bien podría jugar como carrilero por derecha, es cuestión de ver donde se acomoda mejor”, enfatizó el ex técnico de Estudiantes a la vez que prometía ir caminando a Luján para agradecerle a la Virgen María que la Pulga Messi se haya despertado en su ciclo y no en el del Checho Batista.

“Hay que aprovechar ahora que Hugito está pasando su mejor momento, antes que Marce (Tinelli) lo convoque para que le repunte el rating con un baile del criquet, o que Telefe lo quiera para presentar películas con Virginia Lagos, ahora que está más canoso y tiene el doble de llegada con las viejas de Palermo Choto”, finalizó el técnico del seleccionado mientras le tomaba el tiempo a Bilardo para ver cuánto tardaba en bajarse un bidón con tiner.

domingo, 19 de agosto de 2012

No paran de reproducirse los 0-800 en Buenos Aires


Por Horacio Dall'Oglio

Tras el furibundo éxito conseguido por la línea “0-800-denuncie-al-montoniño-ud-mismo”, lanzada desde la cartera de Educación porteña, dirigida por Estaban Persecuta Bullrich, en conjunción con el equipo de trabajo de Bengala Negra para la “protección del menor en las escuelas de Buenos Aires”, el gobierno del Papu Macri intenta superar su propio récord, y ya planea la creación de todo tipo de  0-800.

 “El otro día, en medio de la lluvia intensa, Mauricio me llamó, estaba nadando en el túnel aliviador del arroyo Maldonado que este gobierno terminó, con patas de rana y snorquel, y me dijo que podía crear 0-800 de forma indiscriminada. Como una tormenta de 0-800, ‘que lluevan 0-800 en punta, Bengala’, me dijo, ‘que vamos a encauzar los reclamos de los vecinos como lo hicimos con el Maldonado’, dijo antes de cortar porque quería hacerse un pique de General Paz hasta el Río de la Plata”, comentó el Licenciado Bengala Negra, mientras se probaba un traje de San Martín que usó en tercer grado.

 “Tenemos pensado hacer de Buenos Aires un gran, gran call center. Donde los vecinos vayan a su trabajo con el auricular y el micrófono, conectados on line las 24 horas, para que no solo hagan denuncias de todo tipo, sino también para que puedan atender las denuncias de otros vecinos, y llegado el caso se auto denuncien”, comentó el Licenciado Bengala Negra a este bloquete, disfrazado del Libertador con un caballito de juguete entre las piernas . Lo que sigue es solo una punta del iceberg de 0-800 que se vienen.

0-800 clowns zaparrastrosos 
“Aunque para muchos no sea así, el clown también forma parte de la ciudad. Y no podemos dejar que las esquinas de Buenos Aires, que es la capital de la cultura argentina, se inunden cada vez más con estos artistas que al parecer le tienen más miedo al agua que Esteban Bulrrich a los montoniños. Por eso el mismísimo Hernán Lombardi, con toalla al hombro y jabón en mano, se va a encargar de pegarles un buen baño a los clowns antes que empiecen su show en alguna esquina porteña”

0-800 metropoles canillitas
“Este 0-800 es de autocrítica. Porque en el gobierno de Buenos Aires también hacemos autocrítica, y está destinada a los nuevos policías de la Metropolitana que tienen que hacer ronda por las veredas porteñas y se quedan al lado del puesto de diario, charlando con el canillita o, llegado el caso, hasta vendiendo matutinos. Al metropol que encontremos en estas funcionen lo expulsamos inmediatamente de la fuerza, y que después le vaya a pedir laburo a Omar Plaini, a ver si le pagan como nosotros”

 0-800 manteros sin calidad DVD
 “Cuantas veces decimos, ‘qué ganas de mirar una peli hoy’, ¿no?, y nos vamos al mantero de la cuadra, pese a saber que es una actividad ilegal la que ejerce, y le pedimos la última de Stallone, de Julia Roberts o de Darín, o la última de Kunfu-Panda, y cuando la ponemos en casa vemos que se cruza gente frente a la pantalla con un balde rebosante de pochoclo en una mano y en la otra una gaseosa de cinco litros. Por eso, los manteros también forman parte de Buenos Aires, y si van a trabajar por lo menos que vendan películas con calidad DVD Final, y si no, los denuncian, y los metemos enseguida en cana”.

0-800 corre contenedores
“Este 0-800 es para denunciar a esos conductores inescrupulosos que, con tal de estacionar su coche, mueven los contenedores de basura que puso nuestro gobierno, se lo llevan diez, veinte metros más adelante, y después estacionan tranquilos en el espacio que queda. Si llegamos a encontrar automovilistas en una situación semejante los sancionamos con una semana haciendo un recorrido de los recolectores de basura, en la zona Once-Palermo, a las tres de la mañana, en ropa interior, y a velocidad. Se les van a ir enseguida las ganas de correr los contenedores de lugar”.

  0-800 para sugerir 0-800
“Queremos que todo lo irregular, todo lo que se escapa al largo brazo de la ley, sea alcanzado por los reclamos de nuestros queridos vecinos, pero hay que reconocerlo, solos no podemos. Por eso, yo, Bengala Negra, te invito a que llames a este 0-800 y propongas vos mismo tu 0-800. Suponete, querés denunciar que la panadería donde comprás la cremona te la vendieron sin sal, y no hay dentro de la grilla de 0-800 una línea para tu denuncia. Ahí nomás llamás a este 0-800 y proponés vos mismo uno, y te llevamos el auricular con el micrófono para que lo atiendas vos, porque imaginate cuántos como vos deben tener ese problema, y a cuántos podrías ayudar. Por eso, ves, por eso decimos que en todo estás vos”

jueves, 16 de agosto de 2012

Cierre de los Juegos Olímpicos con Thudor Popovich y Roberto J&J



Ir a descargar
Nuestro especialista en deporte y panchos, Thudor Popovich, nos trae toda la actualidad deportiva, en medio del cierre de los Juegos Olímpicos, comiéndose un pancho con a Arnold Schwarzenegger. Después nos vamos con Roberto Johnson and Johnson, que saca a relucir la supremacía deportiva de su país.

Exclusivo: Mario Bombelli


Ir a descargar
En exclusivo para Los Ludditas, llega Mario Bombelli, un periodista serio, objetivo y tira bombas, para contarnos todo sobre un video hot de Obama y la fuga de talentos argentinos.

Día del Niño con Monseñor Barone y Bengala Negra


Ir a descargar
 En el Día del Niño hacemos mini debate luddita para evaluar las distintas ofertas de festejo; por una parte con Monseñor Barone y todas las actividades de la parroquia en Solano, como la quermese cooperativa, y por otra con Bengala Negra y la oportunidad de que los chicos conduzcan un subte junto a un delegado de la UTA.

Herminio Iglesias: peronismo y deporte


Ir a descargar
Le pegamos un llamado al histórico militante del peronismo cordobés. Herminio Iglesias, que propone un Juego Olímpico de dirigentes mundiales, y después nos cuenta la relación entre el peronismo y el deporte. Como cuando Perón peleaba con un gorila.

Los números en las noticias por Javier Alcalá


Ir a descargar
Nos comunicamos con el Licenciado en Comunicación y docente de la UBA, Javier Alcalá, para charlar sobre la utilización de los números en las noticias, y cómo un mismo dato puede tener distintas lecturas según quién lo lea. Además, propone desmitificar la supuesta objetividad de los números y empezar a verlos como una construcción.

Apertura sobre el fin del sueñito olímpico


Ir a descargar
Llegan Los Ludditas en el final del sueño olímpico y a la espera de Brasil 2016, o al menos de que Campanella y Francella salven las papas del fiasco deportivo. Mientras tanto, leemos las Enfermérides, analizamos el garagajo de Kicillof y preguntamos por los olores que más te gustan.

domingo, 22 de julio de 2012

Alejandro Pappo festeja el día del amigo


Viernes 20 de julio, son las ocho y cuarto de la noche. Estoy en el taller preparando el fuego sobre el capot de un Chevrolet 400 para hacerle un asado a los pibes: al Rata y al Lisandro. De fondo, como cada año desde el ’69, suena Good times, bad times de Zeppelin.

Mientras atizo el fuego y John Bonham le da con todo a los platillos, reflexiono sobre el significado de la amistad en estos tiempos de tantas redes sociales, de tanto abrazo virtual, de tanto amigo desconocido, y llego a la conclusión de que hay mucho caretaje por todos lados. Si hasta me los puedo imaginar, cuántos que ni se pueden mirar a los ojos, repitiendo, con la inercia que brinda nuestra forma de vida, “¡Feliz día!” por una de esas pantallas magnéticas. Cuántos, sólo porque en el laburo se juntan “a festejar”, levantan sus vasos repletos de algún brebaje y chocan sus recipientes, y dicen, con la misma liviandad con la que se atan los cordones de las zapatillas, “¡Feliz día!” y tragan el contenido, y se olvidan, ¿o es que no quieren recordar?, la cantidad de veces que ese mismo tipo o esa misma mina que está en frente los cagó, pero lo aguantan sólo porque se juntan “a festejar”, o en realidad habría que decir a recordar, a recordar la llegada del hombre a la luna, y eso, para muchos, eso es el día del amigo.

Sin embargo yo también festejo y también recuerdo algo. Aquel 20 de junio de 1969 estaba en casa leyendo apasionadamente Tom Sowyer de Marck Twain, como solía hacer con un disco de fondo; eran unos pibes llamados Led Zeppelin, una bandita inglesa que prometía bastante. Estaba en el capítulo 18, lo recuerdo bien, justo en la parte en que la tormenta se empecina en destruir todo lo que hay en la isla donde los tres amigos se van a vivir sus aventuras de piratas, hartos del desprecio y del abandono de la sociedad, cuando escucho un piedrazo en la ventana. Era la contraseña del Rata y el Lisandro.

Caminamos por las calles desiertas y oscuras de La Paternal, ni los ratis estaban afuera. Todo el mundo metido en su casa, frente a la caja de madera con esa pantalla engarzada, a la que era imposible dejar de mirar, y donde una joven Mónica Cahen D’Anvers, antes de que César Masetti le lleve a la cama sus primeras naranjas exprimidas, relataba en vivo y directo desde Cabo Cañaveral las alternativas del alunizaje. Dicidimos que esa noche sería la venganza.

Llegamos al baldío donde solíamos a jugar a la pelota, y vimos desde afuera que el viejo Chazarreta también miraba hipnotizado la televisión en el comedor de la casa. Toda pelota que caía en su terreno volvía al baldío pinchada, esa era la marca indeleble del viejo malicioso, y era también una especie de pacto al que no habíamos adherido pero al que acatábamos como Tom Sowyer soportaba los castigos de su maestro cada vez que se mandaba alguna. Hicimos bolsita con la parte de abajo del buzo, como quien quiere en una piñata agarrarse todos los caramelos, y la llenamos de piedras. Refugiados en la oscuridad del baldío, esperamos un momento sólo para darle suspenso a la cosa, y de repente empezaron a llover las piedras sobre la ventana del viejo, y los vidrios se rompieron, y el viejo salió a gritar, indignado, pero nosotros ya estábamos a varias cuadras a salvo, en casa. Alguien golpea la puerta, abro. Son el Rata y el Lisandro que vienen cada uno con un Fernet bajo el brazo y me dicen: “¡Feliz día, Alejandro!”

jueves, 19 de julio de 2012

Cierre con Thudor Popovich y todo el quilombo en San Lorenzo


Ir a descargar
Cerramos el programa con Thudor Popovich y nos cuenta todo sobre los negocios que está haciendo con Marcelo Hugo, cuánto hay que poner para jugar en San Lorenzo, y las nuevas autoridades que van a elegir en el club gracias a él.

Silvio desmenuza el bacalao informativo



Ir a descargar
Llega a Los Ludditas Silvio con su Prende y Apaga el gas! para desmenuzar todo el bacalao informativo, que tiene una baranda terrible, y le pega presi, a la marihuana, a los delincuentes, a Máximo, a los pescadores, y a los estudiantes secundarios.

Natalia Aruguete y la precarización laboral en España


Ir a descargar
Después de responder nuestra consigna referida a la ropita preferida, charlamos con Natalia Aruguete sobre las entrevistas que realizó en España, donde pudo constatar la delicada situación laboral en la que se encuentra ese país. Desde la reducción de salarios, el aumento de trabajo, y la precarización de la juventud española, hasta el crecimiento de la desocupación y las dificultades habitacionales que genera la crisis.

El Choclo Ricardo y su museo aeronautico


Ir a descargar
Hablamos con el Choclo Ricardo sobre las preferencias aeronáuticas del hombre de campo, y sobre el museo aeronáutico que tiene en sus hectáreas donde duerme toda la peonada. Pasa revista a todo el arsenal que le compró al ejército y termina llorando porque no llega a fin de mes con la soja a 600 dólares la tonelada.

Protestas mineras en España, por Adrian Pérez


Ir a descargar
Hablamos con el periodista de noticias internacionales Adrian Pérez sobre los reclamos que llevan adelante los mineros en España, frente al ajuste más feroz desde la vuelta a la democracia, para que no se implemente el recorte de 64 % al sector. Además nos comenta sobre la Marchaminera, la repercusión que tuvo en Madrid y la represión que sufrieron en estos días.

Apertura accidentada


Ir a descargar
Abrimos el programa con el choque de nuestra taxista del altiplano, Juana Mamani Lamas, que deja a un luddita con una fractura expuesta, mientras escapan de los gitanos dueños del auto.

domingo, 8 de julio de 2012

Mariotto ataca



Por Horacio Dall'Oglio
Daniel Scioli se miró en el espejo del baño, se apoyó en el lavatorio y pensó en las ganas que tenía de dejarse crecer la barba. Nada terrible, sólo una barba crecidita de tres o cuatro días. En ese momento también pensó en la mala administración que tenía su cuerpo con respecto al pelo. ¿Por qué esa entrada de su cabeza se empecina en expandirse cual frontera agrícola fumigada con Raundup, mientras la barba insiste todos los días en salir? Un buen gobernador debe tener una buena cabellera si quiere ser respetado, se dijo así mismo, pero enseguida recordó a Manuel De La Sota y desistió de la idea. Se lavó la cara, se secó con una toalla de mano y volvió a mirarse, concentrándose esta vez en el tamaño de sus ojeras. Dicen que si lo pronuncias tres veces en voz alta se te aparece por atrás, le había dicho Gustavito Marangoni, el presidente del Banco Provincia, para gastarlo. Daniel se rió frente al espejo. De pronto se concentró, adoptó un aire de conferencia de prensa y dijo: “MARIOTTO”. No pasó nada, solo el goteo de la canilla mal cerrada se escuchó en el baño. “MARIOTTO”, dijo de nuevo y sonrió incómodo. Esperó unos segundos, se armó con un cepillo de dientes por las dudas, y sin darse vuelta dijo por tercera vez: “MARIOTTO”. No hubo caso, “yo sabía que este Marangoni me estaba verseando”, dijo mientras salía del baño rumbo al hogar de leña, rascándose la nuca.
 El día ya estaba hecho, solo faltaban unos retoques al discurso del sábado, un cachín de dialoguismo y listo. Ahora que Karina se apolilló temprano, necesitaba un poco de calor, una buena peli, y cucha cucha capital, pensó, frente al televisor, con el control remoto en mano. Una de buena de Bruce Willis o de Schwarzenegger, nada de Mell Gibson o Jakie Chan. Dejó en TELEFE y se fue a descolgar el fierro para revolver las brazas. Se agachó, puso unos troncos y se quedó viendo las chispas que empezaban a salir del fuego, se calentó un poco y después volvió a la tele. Virginia Lago empezaba a presentar una de esas películas pedorras con su voz pausada y su cara de haberse fumado un cargamento de marihuana incautado por Casal. Daniel chistó y enseguida cambió. Pasó por Encuentro, ni en pedo me pongo a ver al Chango Spaziuk en el monte chaqueño, se dijo, y cambió al canal de “La Corpo”. Enseguida, Marcelo Tinelli gritó “¡Fuerte el aplauso para la señorita Florencia Peña y su nuevo bailarín!”, y la cámara se corrió a la pareja que entraba tomada de las manos por las escaleras, entre el humo artificial y las luces de colores. “Voy a chusmear un poco”, dijo el ex motonauta y se sentó en el sillón frente al televisor. “¡¿Qué?! Noooo, ¿Es él?”, dijo agarrándose la frente. Ahí estaba Mariotto de jean celeste y camisa cuadrillé, saludando a Tinelli. “No puede ser…”, incrédulo, cambió de vuelta al once donde Virginia Lago seguía parsimoniosa, y volvió al trece para ver si no era una alucinación. No era, ahí estaba el mismísimo Gabriel Mariotto por bailar Regeeton. “Se fue a la mierda, este chavón, con tal de hacerme la contra ahora baila con el dueño de San Lorenzo. Dejate de joder…”. Fueron tres minutos horribles, Florencia Peña hizo todo tipo de piruetas, saltos olímpicos, meneaitos, perreos, mientras el vicegobernador de Buenos Aires parecía estar bailando cumbia santafesina. “Ahora lo van a re cagar a pedo”, dijo Scioli entusiasmado, acercándose más al televisor.
 El jurado fue categórico; Moria Casan, Gasalla y hasta Polino le pusieron un diez. “¡Ta que te tiró de las patas, Garchalla!”, le gritó Daniel a la tele “¡¿No ven que es de madera?!” Después del festejo de la pareja de bailarines, del Aleluya de fondo, de los papelitos al aire, después de todo, Mariotto le arrebató el micrófono a Tinelli, y sin poder despegárselo de su mano, miró a la cámara y dijo “Para vos Daniel”, se besó el indicé derecho y lo apuntó hacia adelante. El control remoto voló en el sillón y cayó al piso desarmado. De pronto la señal se fue y apareció la pantalla llovida. “¿Qué carajo hice?”, se preguntó Daniel recogiendo los restos del aparato. Le bajó el volumen a la tale con los botones del frente, pero no pudo cambiar de canal. La imagen llovida seguía estando. Después quiso apagarlo, pero el botón no respondió. Fue hasta la zapatilla de atrás donde tenía todo conectado, y empezó a sacar enchufes. “¿Este cuál es, el del DVD? Este debe ser, no tampoco, es del equipo. ¿Este?”, pero aún después de sacarlos todos el televisor seguía encendido y con la pantalla llovida. Repentinamente, se formó una cara en la imagen, después una camisa cuadrillé, un jean celeste y…Mariotto empezó a salir de la tele. Primero con una mano hacia adelante, después la otra, después la cabeza, hasta que se cayó al piso porque la tele estaba sobre un mueble de un metro veinte. “Así que me estabas llamando en el baño, acá estoy Daniel, vengo por vos…”, le dijo Mariotto, reponiéndose. Scioli, impávido, se acercó a la chimenea y agarró con disimulo el fierro para revolver las brazas. “¿Qué te pareció mi baile, Daniel?” dijo Mariotto y dio una risotada al aire. “Horrible, pésimo. Tenés menos gracia que Riquelme enojado”. “Vení que te doy un abrazo, compañero”, dijo Mariotto y se le tiró encima. Pero Scioli no pudo hacer nada porque su mujer le pegó un codazo impresionante en la cama para que se quede quieto, y volvió a dormirse, ahora más tranquilo.

jueves, 5 de julio de 2012

Tarazcón Chubutense

Manadas de Dragones chubutenses avanzan echando fuego por los costados y  a tarasconazos limpio hacia la capital del país, pero son detenidos fuerte en la muralla bonaerense del diablo, familia y propiedad, ubicada en las localidades de Bahía Blanca, Sierra de la Ventana, Torquinst, Tandil y demases.

martes, 3 de julio de 2012

Griselda Cugliati recuerda a Darío Santillán

Ir a descargar

 También entrevistada por Horacio Dall´Oglio en los actos de conmemoración por el décimo aniversario de la masacre de Puente Pueyrredón, Griselda Cugliati, compañera de militancia y de la vida de Darío Santillán, recuerda sus años junto a él.

lunes, 2 de julio de 2012

Zito Lema habla sobre Darío Santillán

Ir a descargar

 Entrevistado por Horacio Dall´Oglio en los actos de conmemoración por el décimo aniversario de la masacre de Puente Pueyrredón, el filósofo, periodista y escritor Vicente Lema recuerda la figura de Darío Santillán, el militante de la Coordinadora Aníbal Verón asesinado el 26 de junio de 2002.

sábado, 23 de junio de 2012

Los Ocho Furiosos de Gendarmería al Dakar



Según indican fuentes cercanas a Nilda Garré, la ministra se habría entusiasmado muchísimo al saber que efectivos de Gendarmería pudieron sacar ocho camiones de las plantas destiladoras bloqueadas, en medio del paro de camioneros, y ya estaría analizando ponerlos a competir en el Dakar 2013.  Las mismas fuentes indican que “Los Ocho Furiosos”, como ya los apodan en la fuerza, pudieron tomar caminos alternativos, evadir obstáculos, y trepar montañas de basura, y ya estarían en condiciones de “hacerles morder el polvo a esos hermanitos Patronelli el año que viene”.

David Cameron se quejó en el G-20 por Galbandian



Pese a lo extensamente difundido del encuentro sorpresivo del premier británico con la presi, en la reunionseta del G-20, en ningún caso se consignó el verdadero reclamo del cachetudo de Cameron.  Sin embargo altísimas fuentes del bilaterismo mundial aseguran que el mandatario inglés se quejó por la canilla rota del árbitro al que Galbandian le aplico su patada rabiosa, al mejor estilo Roberto Trota, y que esto solo muestra la “actitud colonialista del unquillense, que no se somete al referéndum de los jueces británicos”, indicó la misma fuente mientras le ponía una curita con dibujitos de Mickey al llorón del arbitro.

domingo, 10 de junio de 2012

Los hermanos Fantaguzzi viajan a la Revolución de Mayo

Por Horacio Dall'Oglio




Cacho, el mayor de los Fantaguzzi, enciende el motor de bombeador de la bicicleta, comprueba los valores del manovacuómetro en el manubrio, mira a Tito sentado en el sidecar con las antiparras puestas, acciona hacia adelante la palanca de cambios de un Torino Cupe modelo ’75, y empieza a pedalear como si estuviera en el gimnasio, sin moverse de lugar. De pronto se enciende el acelerador de protones y comienzan su viaje en el tiempo. Destino: Buenos Aires,  junio de 1810, en los alrededores del Cabildo.
- Uf, que estuvo largo el asunto che –dice Tito, sacudiéndose el pelo.
- Si, casi nos quedamos en el bombardeo del ’55. ¿Estás seguro que le pusiste pasto verde al tanque? –dice Cacho, con tono inquisidor- Mirá que las pruebas del biopotenciómetro no anduvieron bien con pasto seco, eh.
- Si…ya sé hermanito, confiá en lo que te digo, si parecía sacado de una cancha de la Premier Ligue.
- Bueno, listo.  Vamos a esconder rápido la máquina antes que la vean –Cacho saca el control remoto del decodificador del cable y hace desaparecer la Maquina del Tiempo.
- Che, pero que fresquete hace acá –dice Tito, mientras caminan hacia la calle y empiezan a pasar los primeros carros de dos ruedas.
- No desesperes, traje dos electro-ponchos de época, que también sirven para volar llegado el caso –entonces, el mayor de los Fantaguzzi mete la mano en una riñonera comprada en el Once y despliega instantáneamente dos abrigos- Ahora sí, crucemos que Castelli está del otro lado, en el Fuerte –y cuando dice esto, un carreta tuneada con los vidrios bajos pasa por la calle de tierra  haciendo sonar "I wanna be sedated"  de Los Ramones, desde un megáfono que apunta hacia afuera de la ventana- ¿Vos viste lo mismo que yo, Tito?
- Si, un tipo en un carro tirado por un caballo con velas de colores en las patas y un tremendo parlante sacatímpanos ZF 3001 -apunta Tito entusiasmado.
- ¿Y no te parece raro?
- Salvo porque escuchan Los Ramones en pleno 1810, no, nada -dice Tito con naturalidad.
- Pero, no te das cuenta.  Hace un rato le vendimos el fonógrafo a Newton.
- Si ¿y?
- ¿Cómo "y"? Que provocamos una paradoja espacio-temporal por la cual se adelantaron como doscientos años en su evolución musical, y esto mismo alteró el destino de millones de personas por más de cuatro siglos.
- Igual yo prefiero el segundo disco, sonaban un poco más crudos. Vos qué decís que escucha Castelli -pregunta Tito, sin preocupación alguna.
- No sé, ¿Judas Priest?
- Apostemos, yo digo The Clash.
- Hecho, Judas. Ahora vamos a lo nuestro, después vemos cómo arreglar este quilombo.




Tito y Cacho Fantaguzzi  atraviesan la Plaza de la Victoria y pasan por la feria de economía social emplazada en la Recova Vieja, a mitad de camino entre el Cabildo y el Fuerte. Allí se cruzan con vendedores ambulantes,  señoras con vestidos acampanados, barritas de chicos que corren por la galería con pelotas de trapos,  y perros que se meten entre las patas.
- Permiso, gracias, disculpe, permiso, permiso, gracias.
“A los Frenchs y Berutis rellenos de dulce de leche. A los Saavedritas de crema pastelera, A los Saavedritas de crema pastelera”
“A los pañuelitos con los integrantes de la Junta bordados, dos pesetas cada uno, tres por cinco”
“Guantes revolucionarios, lleve su guante revolucionario. Hay estilo Monteagudo con tachas de madera y dedos cortados, estilo Moreno bien cociditos”
-Permiso, permiso.
“A la leche de la Revolución, a la leche de la Revolución. Más blanca que las medias de Belgrano, más blanca que las medias de Belgrano, patrona”
“Frutas y verduras de la Revolución bien frescas, mandarinas con la cara de Paso y Larrea, papas con forma de Azcuenaga y Alberti”
“Coma y comente, el pan relleno que elige el presidente, coma y comente”
-Permiso, permiso, gracias, gracias.


El bullicio se aplaca y los hermanos inventores se acercan al fuerte.  Al llegar dos soldados que llevan auriculares escondidos en sus gorros le impiden el paso con sus fusiles cruzados, pero logran sortearlos fácilmente con una Playboy de mediados del siglo XIX que muestra las pantorrillas de Juana Manso, y que dejan en sus manos. Ya adentro, pasan por las oficinas de los distintos integrantes de la Junta hasta llegar a la de Castelli, donde Cacho lee en la puerta:
- “Juan José Castelli. Oficina de la Revolución. Golpee y será atendido o fusilado, que es casi lo mismo”. Relajados Tito eh, que no nos amedrente, ¿vamos…? -en ese momento su hermano lo interrumpe.
- Pará, ¿escuchás? –del otro lado de la puerta suena “London Colling” de los Clash- ¿Qué te dije? Poniendo estaba la gansa –dice Tito, haciendo el gesto de cobrar con sus manos.
- Hubiera jurado que le gustaba Judas Priest. No sé, ese aire de come bebes crudos de Rob Halford, con muñequeras hasta el codo y látigo en mano, me parece que le quedaba bien a Castelli –dice Cacho decepcionado.
- A este dejámelo a mí –y enseguida Tito golpea a la puerta. De adentro una vos grave y firme dice:
-Pase, por favor –la puerta chirrea y Los Clash empiezan a sonar más fuerte. En el fondo de la habitación lo ven a Castelli tirándose del escritorio al piso con un perchero como guitarra. A un costado lleva un sable y al otro un revolver- ¿Qué tal? Esperen un segundo que bajo la música –se acerca a un radiograbador con casetera en el medio y parlantes a los costados, baja el volumen, después saca la cinta y se la queda en la mano-  Ahora sí. Disculpen, es que mi primito Belgrano me trajo este cassette hace unos días y no paro de escucharlo. Me parece que el año que viene, en el primer aniversario de la Revolución, en vez de poner una pirámide pedorra a mitad de la plaza tendríamos que hacer el esfuercito y conseguir que vengan a tocar a Buenos Aires. ¿En qué puedo serles útil caballeros?
- Buenos días señor Castelli, nosotros somos los hermanos Fantaguzzi, somos inventores y venimos a traerle  una propuesta importantísima para el desarrollo integral del proceso revolucionario –dice Tito, adoptando un aire de seriedad en sus palabras.
- Ajá –Castelli lo escucha mientras intenta rebobinar a Los Clash con la uña del meñique derecho.
- Bien se trata de la primera locomotora a vapor del mundo, antes inclusive que los británicos estén trabajando en este tipo de transporte.
- Ajá, y que es una “locomotora” –dice Castelli, imitando el tono.
- Es una máquina con ruedas que gracias al impulso del vapor tiene la capacidad empujar vagones en los que puede cargar todo tipo de materia prima, o bien puede acondicionarlo de manera tal que las personas se muevan de un punto a otro de la ciudad, sentados como si estuvieran en el living de su casa.
-Ajá, está interesante ¿Tienen planos o algo por el estilo? –dice Castelli, que continua con retrocediendo la cinta con el dedo.
- Si, si, acá mire, mire –y Tito despliega unos rollos sobre el escritorio.
- Si, reamente interesante ¿Y cómo dicen que construirían esta máquina? –pregunta Castelli, levantado la cabeza y sin dejar de rebobinar el cassette con su dedo.
- Ahora le digo, pero me permite antes que le regale un rebobinador automático, porque hace una hora que lo estoy viendo que no le engancha a la cinta –Cacho se alarma y le advierte en tono confidencial:
- ¿Qué hacés Tito?¿cómo le vas a dar una birome a este tipo? la teníamos que dejar para el siglo XX.
- Tranquilo hermanito, con esto me lo meto en el bolsillo  –Castelli al verlo cuchichear tose adrede.
- Ejjem, ejjem.
- Si, ya estamos señor. Mire como le decía, este es un rebobinador automático. Lo coloca en el engranaje del cassette y lo único que tiene que hacer es mover la mano hacia un lado y hacia el otro. Ve, así –Castelli queda fascinado.
- Increíble. Muchas gracias joven emprendedor, y en que nos habíamos quedado.
- Viste Cacho, ya lo tenemos, a este me lo cargo como si fuera Nadal jugando en un torneo infantil- dice Tito y se dirige a Castelli- Entonces, lo que necesitaríamos sería un crédito a tasa fija de la Junta, a pagar en ochenta y seis meses, mas o menos, para poder diseñar el prototipo. Una vez hecho, la Junta se encargaría de poner en funcionamiento el sistema de rieles por los que pasaría el tren, incluidas las  estaciones, talleres y hasta el pica boleto del guarda, y cuando esté todo listo, nos hacemos cargo de la empresa, por su puesto con una tarifa subsidiada para que los pasajeros no tengan que pagar de sus bolsillos los costos de semejante inversión. De paso, no haría falta enviar un tipo a caballo durante miles de kilómetros para avisar a los congresales de las distintas provincias que se sumen al proceso revolucionario, en dos o tres días ya tendrían la respuesta. ¿Qué le parece?
- ¿Qué me parece? –dice Castelli, enojándose- ¿qué me parece?, que ustedes dos se están haciendo los vivos. Quieren que la Junta les preste plata y vaya a saber uno si esta cosa va a funcionar, y encima pretenden que toda la inversión la hagamos nosotros mientras ustedes levantan en pala la guita de los pasajes. Saben que, lárguense antes que haga una red de tenis con sus tripas. A los crápulas como ustedes los conozco bien, el otro día sin ir más lejos vino un tal Edison a vender unas lamparitas con algo llamado electricidad, un chanta bárbaro.
- Te dije que Edison nos iba a ganar de mano –dice Cacho, confidente.
- No nos desconcentremos Cachito –y viendo a Castelli que empezaba a cargar la pólvora de su revólver dice-: Denos una oportunidad, Castelli.
- Ustedes se quedan bajo su responsabilidad –dice Castelli, mientras intenta destrabar el hierro que aplasta la pólvora.
- Piénselo, todas las provincias comunicadas con un único puerto, Buenos Aires.
- ¡Saquen su culo de mi vista de una vez! –grita Castelli, colérico.
- Mire le vamos a decir la verdad Castelli –dice Tito, con tono apaciguado.
- No seas boludo. ¿Qué hacés?
- La verdad es que venimos del futuro y queremos que el ferrocarril se invente acá en el Rio de la Plata. Por eso le traemos la propuesta dos años antes que lo hagan los ingleses.
- ¡Ah! Encima de todo dicen venir del futuro, tómensela al carajo –dice Castelli y empieza a disparar al techo del Fuerte.
- Rajemos Tito no hay caso.
-En serio, sabemos su futuro.
- A sí, ¿y cuál es?
- Su muerte, no falta mucho, y va a ser por una enfermedad en la garganta.
- Haceme reír el upite, sin vergüenza. Yo el orador de la Revolución, con problemas de garganta –dice Castelli y continúa con los disparos.
- Vamos dale, vamos Tito, ya fue.
Cacho y Tito Fantaguzzi salen corriendo de la oficina, atrás los persigue Castelli con el arma en una mano y el cassette en la otra. Ya afuera los soldados ni se percatan de la persecución porque se encuentran embelesados viendo los codos desnudos de Juana de Azurduy. Los hermanos Fantaguzzi despliegan los ponchos, pegan un salto y salen volando por encima de la Plaza de la Victoria hasta llegar a la Máquina del Tiempo. Castelli se queda en la entrada del fuerte, asombrado.
-Bueno, al menos me dejaron el rebobinador automático –dice y se va haciendo girar el cassette en el aire.
Este fue otro episodio ocultado sistemáticamente por la historia oficial, pero fue sobre todo  una historia más de los hermanos Fantaguzzi.

viernes, 8 de junio de 2012

Cierre con Monseñor y Jazz en la Tribu


Ir a descargar
En el final del programa Monseñor Barone festeja con Norberto Smurra de Jazz en La Tribu los 800 programas de l ciclo, y charlan sobre el rol los censores en la dictadura, a la luz de Cinema Paradiso.

Monseñor Barone va al zoológico


Ir a descargar
Monseñor Barone nos cuenta de la vez que llevó a los chicos de la parroquia al zoológico, y cómo fue que terminaron comiendo hamburguesas orgánicas.

Alejandro Pappo recuerda a Herzog


Ir a descargar
Llega Alejandro Pappo para recordarnos la película "Fitzcarraldo" de W. Herzog, para luego reflexionar sobre la relación entre el arte y la vida, y como si fuera poco nos lee unos fragmentos del libro "La conquista de lo inutil" del mismo director.